Los pagos por internet

Los pagos por internet

Los pagos por internet cada día resultan más frecuentes y comunes. La primer versión del comercio electrónico se remonta al final de la década de los 70, cuando Michael Aldrich, quien inventó Televentas, conectar un televisor por medio de su línea telefónica a un procesador de transacciones que se llamaba Teleputer.  Este primer acercamiento a los pagos no presenciales solo llegó a tener un impulso mayor cuando en los 90 apareció internet.

Los retos de los pagos online

Después de más de una década de tenerlos disponibles, los pagos por internet siguen aún así experimentando muchos retos. La experiencia del consumidor cuando compra cosas online no es la mejor ahora mismo: el usuario aún debe pasar por procesos de compras largos y requiriendo muchos datos que pueden incluso hacerlo cambiar de opinión en medio de la transacción. Por otro lado, los comercios y los usuarios aún tienen que lidiar con fraudes en tarjetas de crédito o incluso limitaciones en sus medios de pago que les impiden hacer pagos por internet.

Los pagos móviles liderarán el crecimiento de los pagos por internet

El desarrollo de los smartphones ha permitido de forma progresiva reemplazar el uso de muchos objetos de nuestra cotidianidad: el reloj con alarma, la agenda de papel para poner nuestras citas y compromisos, el reproductor de música, la grabadora de voz y poco a poco empezamos a reemplazar nuestra billetera teniendo sincronizados allí nuestros medios de pago o incluso usando métodos de pago NFC. A pesar de que hoy en día solo un 18% de la población use pagos online de forma frecuente, según reportes recientes elaborados por eMarketer, solo en Estados Unidos se espera un crecimiento del 210% para este año en el uso de alternativas de pago a través del celular. A medida que aumenta la usabilidad, seguridad y disponibilidad de los mecanismos de pagos online, es probable que veamos en un futuro cercano que supere el uso del efectivo. Algunos ejemplos de iniciativas que permitirán el incremento de los pagos móviles en los países donde están disponibles:

  • Google Wallet permite almacenar tu tarjeta de crédito y débito para transacciones seguras, enviar dinero a través de Gmail y permitir que comercios distribuyan ofertas.
  • Apple Pay y Samsung Pay hacen posible para el teléfono celular almacenar métodos de pago y realizar pagos en tiendas usando NFC, es decir solo con pasar tu teléfono por la terminal de pago.
  • Venmo, que es filial de PayPal, permite pagos bajo un mecanismo peer to peer, puedes enviar recursos a amigos o familiares. Está limitado a USD$300 para usuarios no verificados y a USD$3,000 para usuarios verificados.
  • Square provee un lector práctico y portátil que se une al teléfono móvil o tablet y permite que los comercios puedan de forma sencilla aceptar pagos con tarjeta.
  • PureWrist y otros medios de pago a través de wearables. Imaginen pagar con un brazalete o incluso con su reloj disminuyendo toda la fricción de la validación de datos y firmas.
  • Due permite el envío de dinero, B2B (Business to Business) o persona a persona, 100% libre y gratis.

El papel de las pasarelas de pago

Una pasarela de pagos provee una solución integral al procesamiento de pagos por internet, haciendo la validación de datos del mecanismo de pago elegido, y permitiendo con ello el comercio entre tienda y comprador.

En medio de muchas alternativas que en realidad no facilitan los pagos, que te obligan a pasar por otra web distinta a la del comercio en dónde se está realizando la transacción y que te piden muchos datos para hacer verificación de datos, aparece Stripe. Stripe cuenta con operación directa en más de 20 países. Hace unos meses lanzó algo muy relevante para startups: Stripe Atlas, una novedad que permite que emprendedores en cualquier parte del mundo incorporen su negocio en Estados Unidos, abran su cuenta y en pocos días ya estén recibiendo pagos internacionales online

About the Author

Leave a Reply