La conectividad, IV Revolución Industrial

La conectividad, IV Revolución Industrial

De la conectividad y la sensorización deviene el Internet de las Cosas. Y, entre tantas cosas que conectar, si el objetivo pasa por mejorar la productividad y la eficiencia, el resultado es la también llamada industria 4.0: «Se crearán más de cuatro billones de dólares en valor del Internet de las Cosas en los próximos diez años», estimó el director de estrategia de Tecnología e Innovación del John Deere European Technology Innovation Center, Thomas Engel.

El presidente y CEO de Nokia tiró de historia para resaltar la importancia del momento que estamos viviendo. «El paso de la tercera revolución industrial, la del móvil y la digitalización, a la cuarta ha tardado solo una generación», dijo Rajeev Suri. «Pero esto no va a cuajar sólo porque soñemos que va a pasar. Va a pasar porque innovamos e invertimos».

En la analítica predictiva y operacional es donde se encuentra el mayor valor y oportunidad de esta industria conectada, según Humera Malik, CEO de Dat-Uh. Pero no sin antes unir de forma correcta todas las piezas necesarias: «Toda la cadena tecnológica está cambiando. Es preciso compartir riesgos para hacer realidad esta productividad industrial». De forma paralela, si uno de los retos se encuentra en la transformación que experimentarán los modelos de negocio, el otro y en el que coincidieron los ponentes, es el desafío de crear redes industriales con la capacidad de gestionar esta nueva tecnología y, al final, lograr un sistema automatizado.

De esta manera, e igual que en el discurso de cargos homólogos de otras empresas, el CEO de Nokia demandó más capacidad y conectividad. Tener dos billones de cosas conectadas es sólo el principio, vaticinó Suri. «Necesitamos más analítica de datos y usarlo para la automatización. Necesitamos más rendimiento». Y el 5G, para ello, es esencial.

El presidente de Nokia se refirió al proceso que su empresa detecta en el camino para alcanzar el 5G. Empezando por el 4G, pasando por el 4,5G; el 4,50G Pro -diez veces más rápido y que permite nuevas tecnologías como la realidad aumentada y la conducción asistida-; el 4,9G -realidad virtual, coche conectado, fábricas conectadas- y terminando en la ansiada red 5G.

A Alisson Kirkby, la presidenta y CEO de Tele2, se la presentó como la responsable de hablar de la parte «menos sexy» de todo esto: los operadores. Y ella lo aprovechó para lanzar mensajes muy claros. «La conectividad móvil es lo que va a liderar la cuarta revolución industrial», dijo. Es la que esta impulsando nuevas y disruptivas tecnologías como -ordenadas por el impacto económico que Tele2 prevé que tendrán en 2025-, el internet móvil, la automatización, el Internet de las Cosas, la robótica y los vehículos autónomos, añadió. Y sin ella, no habrá revolución, terminó.

Los expertos hicieron palpable la evolución que han experimentado las plataformas para este entorno y que pueden ser de dos tipos: o bien para establecer la conectividad entre dispositivos o bien para conectar los datos. La automatización es, en cualquier caso, el objetivo y si la seguridad es el primer gran reto la integración es el segundo: «¿Cómo compartes los datos en un estándar abierto? Parece que la idea ha muerto para las grandes compañías», ponía en evidencia Mike Troiano, vicepresidente de soluciones IoT para AT&T.

Sin embargo, tan sólo el 1% de esta información se está utilizando hoy para incrementar la productividad. Se trata, según los expertos de cambiar los modelos de negocio de forma segura y fiable. «Estamos en los primeros días de la transformación de los negocios tradicionales. Hablamos de compartir valor y crear otro adicional a través de la conectividad»; observó el cofundador y CEO de Uptake, Brad Keywell.

 

 

Fuente: LIDIA MONTES – ELMUNDO.ES

Facebook Comments

Leave a Reply