Tecnologías de la información mejorarían la movilidad urbana

Tecnologías de la información mejorarían la movilidad urbana

Las tecnologías de información (TICs) y la planeación urbana centrada en el ciudadano se convierten en aliados para que mejore en materia de movilidad.

Lejos de desarrollar mayor obra pública para atender la demanda de medios de transporte motorizado privado, la propuesta sugiere la gestión y administración de las actividades diarias de la ciudad de forma más eficiente para generar menos desplazamientos.

Esto es posible apuntando a la creación de ciudades digitalizadas que consideren otro tipo de infraestructura de comunicación como la integración a redes y aprovechamiento de la información. Para ello es necesario colocar en el centro de la política pública al ciudadano y su capacidad de accesibilidad y conectividad.

Así lo sugirió Benjamín Alva, arquitecto mexicano experto en planeación urbana que participó el XIII Congreso de Arquitectura 2017 cuyo tema principal analiza la “Movilidad Activa”.

El experto realiza estudios relacionados en cómo el entorno urbano y la movilidad inciden en la competitividad de las ciudades. “Tras una serie de análisis sobre este tema surge la preocupación por la persona como eje en la planeación y diseño urbano, principalmente de cara a entornos urbanos dominados por el automóvil, el cual no sólo resta competitividad sino el bienestar de quienes los habitan”, señaló Alva.

Alva enfatizó en la necesidad de un cambio de paradigmas. Lejos de buscar soluciones enfocadas en cómo transportar más personas en menor tiempo, la clave es cómo reducir la movilización por medio de las nuevas tecnologías, planificando las actividades diarias por medio de dispositivos móviles. Asimismo, destaca la figura del arquitecto como profesional estratégico en el diseño del espacio enfocado en las personas, creando escenarios que permitan conectar nuevos puntos de movilidad donde la gente pueda convivir.

La conectividad, la accesibilidad y la generación de valor son criterios claves en la planificación de proyectos urbanos, pues si carecen de estos criterios se convierten en obras aisladas, desconectadas o parciales y excluyentes, como el peatón y el auto en zonas de alto tránsito, pero también elevan los costos de movilidad, de administración, la contaminación y reducen los beneficios económicos.

Facebook Comments

Leave a Reply